MY BAG⚡️

El bag esta vacío :(

Agrega tus prendas favoritas

#TrueStory lo que me acomplejaba usar

Hace un tiempo NUNCA hubiera usado estos zapatos. ¡Les cuento por qué!

De niña, mi tía (de esas que son más una hermana que una tía) se burlaba a morir de mis dedos de los pies. Decía que parecían unas cabezas de 🐢 o unos bombillos 💡Tantas veces se burlaba que termine por creérmelo, escondiendo mis pobres dedos en cualquier tipo de zapatos, siempre que fueran cerrados (porque esos dedos según yo, no podían ver la luz).

Estaba tan acomplejada de mis dedos de los pies que comprar zapatos era una tarea difícil, porque no me gustaba quitarme los zapatos para probarme alguno delante de la gente; lo hacia super flash para que nadie los viera... Y muchas veces terminaba molesta porque los zapatos cerrados que encontraba me parecían feos.

Fue hasta que un día le preste atención al discurso de mi mamá sobre sus pies, que entendí que yo no era la única acomplejada. "Yo tengo los dedos de los pies horribles" dijo, y mi única reacción fue reírme porque son bellísimos delante de los míos. En ese momento caí en cuenta que toda la vida escuche a mi mamá decir que ella no usa sandalias porque no le gustan, y esa no era la razón. La razón era que no quería mostrar sus pies... WHY!

La verdad es que todxs tenemos una parte de nosotrxs que nos acompleja y nos llena de ansiedad cuando la sentimos expuesta.

Simplemente no queremos que nadie la vea. Para mi son los dedos de los pies, para algunas chicas que conozco son los brazos, otras las piernas, el abdomen, los dientes y uffffff... La lista puede seguir bien larga. Pero, lo que muchas veces no nos damos cuenta es que desde esa incomodidad nos dedicamos a llenar nuestro closet con ropa que no nos llena, porque nos enfocamos en que sirvan "para tapar" esa parte de nuestro cuerpo que no queremos mostrar.

Estas sandalias estilo mules que ven en la foto, son mi más reciente adquisición y ahora forman parte de mi closet como una de mis favoritas. Disfruto usándolas con mis dedos de bombillo bien puestos porque me encantan. Son comodísimas y bellas además! Desde hace rato que no me cohibo de comprar esos zapatos que me hagan ojitos, si la única excusa para no hacerlo es tapar lo que me incomoda de mi cuerpo.

Sólo les puedo hablar desde la experiencia de una chica exponiéndose, having fun con su closet y en su propio cuerpo. ¡Trata de exponerte! Empieza de poco a poco a usar prendas que muestren esa parte que te incomoda, hasta que de la complejidad sólo quede tu risa y el recuerdo.